Noticias Taurinas

En Madrid se mantienen las "figuras" y destacan Ángel Téllez y Tomás Rufo

La feria taurina de San Isidro de Madrid televisada y entradas agotadas

 

P. M. Azofra | La Rioja

Se ha terminado hace un rato la feria taurina de San Isidro en Madrid que no ha hecho falta pisarlo para presenciar un mes de toros... por televisión ¡Qué maravilla!

Una docena de tardes con el cartel de “No hay billetes”. Más de medio millón de personas pasaron por taquilla, 27 orejas cortadas, de ellas 18 los matadores de alternativa, más público que aficionados, mayoría de toros bien presentados, y con más de cuatro años, y un banderillero, Fernando Sánchez que ha hecho 10 o 12 paseíllos y ha saludado 8 tardes... y más porque no quiso. Un espectáculo sus pares de banderillas. Muchos toros desaprovechados y muchos toreables. Bastantes con cinco años.

Sin detalles de analista, Morante en un toro estuvo para recordarlo siempre por torería, gusto, variedad y encaje, Roca Rey despreció dos puertas grandes a espadas en faenas de valor y El Juli dio lecciones de clase torera dentro de su facilidad torera. Los triunfadores y por la puerta grande, Tomás Rufo y Ángel Tellez, toledanos. Toreros con hondura, zurda, temple y calidad. Talavante, 4 tardes, Ortega y Aguado... petardos para que los disculpen los videntes.

Diosleguarde, Alarcón, Fonseca y Jorge Martínez demostraron que merecen la alternativa y consideración. Injusto ignorar a Luque, Adame, Marín, Leal, Rafaelillo, Román, Del Pilar, Valádez..o al picador Óscar Bernal. Y algunos toros de Victorino, Victoriano, Alcurrucén, El Parralejo y Garcigrande.

Muchos toreros heridos y unos presidentes de pena. Desiguales y a veces escasos y otras populacheros. Se podrían escribir un par de folios... pero vale.

Triunfador Ángel Téllez. Gran toreo el suyo. Disputó el “Zapato de Plata” en Arnedo en el 2016 y tuvo detalles de torería pero le dio por el concierto de avisos trompeteros por fallar a espadas. En otoño del 18, año rotudo de Urdiales en Madrid, Téllez tuvo un lote de lujo en Arnedo, de Baltasar Ibán, para llevarse el zapato y lo tiro pinchando. Estuvo hecho un torerazo.

Rioja Sport © 2022

Todos los derechos reservados | Política de Privacidad