entrevista

Fabio Jiménez

Novillero de Alfaro

«Imagínate decir a mis padres con trece años que me iba a Salamanca. Siempre me han ayudado en todo y han estado conmigo»

Sobre el Zapato de Oro: «No me planteé  ganarlo, había quince novilleros con más experiencia y mi satisfacción personal fue cortar tres orejas»

 

RS | Alfaro

Fabio nace el 7 de enero de 2003 en Alfaro. Como casi todos los niños, lo primero es el balón y más con un padre futbolista. Llega a Alfaro directamente de Salamanca y lo hace en compañía de un amigo banderillero.

 

Lo primero que se me ocurre Fabio ¿Por qué elige un muchacho de Alfaro ser torero? Yo siempre en casa he visto toros. He ido a capeas y corridas con mi padre que era aficionado y la primera vez que me puse delante de una vaca, sentí sensaciones que no había sentido con nada. Ahí supe que me iba a dedicar a torear.

 

Me imagino que con un padre futbolista lo primero que te pusieron fue un balón. Sí, y hasta jugué hasta los doce años y me gustaba. Luego ya decidí que lo mío serían los toros.

 

Decides ir a una escuela taurina ¿Tus padres te han apoyado siempre? Yo ya tenía la curiosidad de ver corridas en internet, me interesaba el mundo del toro y a jugaba con los capotes de mi padre. No dije nada al principio porque no me iban a tomar en serio pero fui madurando la idea y ya solté que quería dedicarme a esto en serio. Miramos escuelas y decidimos que Salamanca era el lugar.

 

Sería duro para tus padres y supongo que tú muy agradecido. Imagínate con trece años decirles que me marchaba de casa... Mis padres me han apoyado siempre en todo y digo en todo: moralmente, económicamente... porque era ir a un piso, gastos y luego la escuela. La verdad que siempre estaré agradecido por ayudarme a cumplir mi sueño.

 

¿Quién era tu referente dentro del toreo? De joven no tenía un torero como referencia. Me gustaba ver torear a muchos y entonces eran prácticamente los que son ahora: Juli, Manzanares etc. y luego me fijé más en Diego Urdiales. Recuerdo ir aquí al Bar de la Placeta a ver aquellas corridas duras de Urdiales y ver a un paisano; sentía mucha admiración hacia él.

 

¿Cómo es un día cualquiera tuyo en Salamanca? Estamos un grupo Marcos, que es matador de toros, Valentín Hoyos y Medina, que son novilleros y banderilleros que entrenamos juntos. Quedamos a correr siete u ocho kilómetros, luego vamos a una nave que tenemos alquilada y toreamos de salón, tenemos un “carretón” para entrar a matar. Comemos y volvemos a la nave y seguir con los estudios.

 

Salamanca, estudiantes, ambiente... ¿hay tiempo para salir? No creas, en esta profesión no me gusta parar. Octubre se levanta un poco el pie y salgo algún rato con los amigos, pero el resto del año toca cuidarse mucho físicamente y mentalmente.

 

Esta temporada has toreado bastante y con triunfos. Empecé en Arnedo en marzo y otra en Las Rozas sin picadores. Luego en mayo debuté con caballos aquí en Alfaro. En total, nueve tardes con picadores y un festival. He disfrutado mucho y he cortado dieciocho orejas, pero sobre todo me quedo con las sensaciones que he tenido delante del toro.

 

¿Qué recuerdo te queda de estar toreando en tu pueblo con Diego Urdiales y Cayetano y triunfando de verdad? Siempre que he venido a entrenar o dar una vuelta por la plaza, te viene el recuerdo de esa tarde. Imagínate tu plaza con Urdiales y Cayetano y el compromiso de tu público, que aunque parezca una ventaja es una presión añadida. Por fortuna salió todo bien y la mayor satisfacción es que estuve a la altura.

 

En el 1924 se inauguró esta plaza. ¿Sería bonito en el centenario, tomar la alternativa de manos de Diego Urdiales aquí? Pues hombre, sería el centenario de mi plaza... pero no sé en qué etapa estaré de mi carrera. Esto es un día a día y echar cuentas largas es imposible. Sí que me gustaría estar en un año tan importante para la plaza y Alfaro y para Diego también es una plaza importante.

 

Culminaste con una magnifica corrida en Arnedo en el Zapato de Oro. Nuestro colaborador Pedro Mari, y no es el único, comentó que hiciste los méritos para ganarlo. Yo disfruté mucho. Es una de las principales ferias de España. Yo de niño iba y me llamaba la atención los novilleros jóvenes. Yo fui a la plaza a disfrutar a torear y a mostrar el tipo de torero que soy. No me lo planteé y había quince novilleros más y con más experiencia que yo. Mi satisfacción fue cortar tres orejas en esa plaza tan importante y poder volver el año que viene.

 

El mencionado Pedro Mari Azofra habló de ti en el número de noviembre y me manda esta pregunta. ¿Para cuándo Madrid y alrededores? ¡Ja, ja pues ojalá! En los alrededores he toreado tres tardes. Sí que me gustaría torear el año que viene en Madrid, la primera plaza del mundo. He toreado este año en Arganda del Rey con Jandillas, dos tardes en San Agustín de Guadix donde corté cuatro orejas, he toreado en Recas entre Madrid y Toledo. El año que viene intentaré entrar en esas ferias y Madrid.

Rioja Sport © 2022

Todos los derechos reservados | Política de Privacidad